Una hermosa doncella, Joyce Carol Oates

Una hermosa doncella, de Joyce Carol Oates

Una-hermosa-doncella-SantillanaCreo que una espléndida doncella de Joyce Carol Oates es una de las historias más alicaídas que he leído en este último año. Ya os avisaba el otro día, cuando os hablaba de la información novelística de esta argumentista, Carthage, que tenía muchísimas voracidades de leerla, y al final no lo he podido esquivar. Dentro de los mejores libros, ésta novela es de las más interesantes.

Katya, que es joven no obstante no tonta, sabe admisiblemente cuales son las voliciones de tan atrayente caballero. O al a excepción de eso cree ella. Comienza entonces un jugueteo de fascinación a dos ligas, la adolescencia y la poesía contra la antigüedad y la disculpa; el miseria de ser querida contra el evidente recelo carnal.

Será que llevo una jugada sensible, no obstante lo cierto es que esta parábola me ha alcanzado. Katya Spivak es una joven de dieciséis años que está pasando el es tío como cántica interna de una dinastía rica, entretanto pasan sus holganzas en la orilla. Una aurora,mientras tanto pasea a los niños, conoce a Marcus Kidder, un anciano de setenta años que se notificación harto afable con ella.

Katya, que ha agrandado con un productor ausente, con una vaguada borracha y jugadora y unas mamas que han producido su existencia por su bolita, se encuentra, por primera ocasión, que es el medio de atención de un viril culto, afable y, sobre todo, en extremo rico. La joven se convierte así en la inspiración de su anciano amigo, en su gálibo para sus óleos, luego esa es únicamente la jurisdicción. Katya es nuestra protagonista, nuestra elegante doncella, que cree que sabe entretenerse a un entretenimiento que la enreda cada oportunidad más.

Es la llamada de Katya la que nos lleva a través de esta semblanza; sus envidias y sus apetitos los que nos hacen adivinar una página tras otra. Es difícil no identificarse con Katya, y no, no hace falta ser hija de una progenie disfuncional para hacerlo. Es difícil, sobre todo, no asimilar sus vacilaciones, su afán de ser querida arriba de todas las cosas, a pesar de las evidentes voluntades, de los pases de ropa de cama vulgar y las teorías equívocas. No es difícil, siquiera, saber su pérdida, y de ahí a levantar sus equivocaciones, hay solamente un camino. ‘Una garbosa doncella’ me ha humillado abisal, ahora os digo.

No es por la diferencia de etapa (si os soy sincera, ese velero zarpó hace mucho tiempo), es, sobre todo, por advertir altamente acertadamente el escozor de Katya, esa sorpresa de no ser suficiente, de no merecer esto o aquello, que todos hemos observado alguna sucesión en nuestra existencia. Katya exploración culto, con desesperación, y es esa huella de necesidad la que nos parte el sentimentalismo.

Katya cae en su oficial lote, y acaso no podamos hablar que está apasionada, porque sus interiores son una combinación atroz entre melancolía, anhelo de atenuante y antelación sensual. Todos los divos son, de alguna suerte, deformes y dignos de piedad. El hidalgo Kidder, con su anhelo evidente, con su vida y su pasado. Katya, con todo su futuro por adelante y esa mezcolanza de chica mala que búsqueda desesperadamente cariño. ‘Una bien parecida doncella’ duele e incómoda porque es real, y los sentimentalismos de los que voz son tan comunes que es difícil escabullirse de ellos.

‘Una garbosa doncella’ se lee rápido, como quién arranca una tirita, no obstante es imprescindible omitir la aleación de sentimentalismos que provoca. Aunque al final decae un poco, ‘Una elegante doncella’ es sin sospecha una de las novelísticas más demacrados que he leído en mucho momento. Y no lo digo como poco negativo. En absoluto. Esa mano de discurrir impresiones, de afectar, es lo que hace grande a algunos ejecutores, y Joyce Carol Oates es grande, en gran medida grande.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s